Fe 

ABC del amor del papa Francisco inspirado en Madre Teresa

Oración, caridad, misericordia laboriosa, familia y jóvenes son las palabras clave del papa Francisco para definir el legado caritativo de Madre Teresa de Calcuta a los jóvenes.

El Pontífice firmó el  prólogo de un libro en honor de la próxima santa, titulado Amemos a quien no es amado y publicado anticipadamente en la edición del periódico italiano Il Corriere della Sera de este viernes 22 de julio de 2016.

El libro, de la editorial italiana EMI, recopila dos discursos inéditos de la beata Teresa realizados en 1973 en Milán, al norte del bel paese, cuando se encontró con un grupo de jóvenes y religiosas.

El papa Francisco, recogiendo el legado de Madre Teresa, exhorta a los jóvenes a servir a los pobres. Los insta a “enfrentar con valentía la vida, que es un don de Dios” y les invita a no “dejarse robar el futuro que están en sus manos”.

En una era tecnológica y de súper conexión, el papa Francisco advierte a los jóvenes que la “enfermedad más grave no es la lepra o la tuberculosis, sino la soledad. Esta es la causa de tanto malestar, división y guerras que nos afligen hoy”.

Madre Teresa iniciaba su jornada participando a la santa misay la terminaba con la adoración a Jesús Sacramentado, Amor infinito. De esta manera se vuelve posible transformar el trabajo en oración”, escribe el Papa.

La oración es el primer signo distintivo de Madre Teresa -recuerda el Pontífice- y que invita, como ella, a entrar en los sentimientos de Jesús para degustar la vida y ofrecer una mirada renovada dirigida a quienes nos encontramos.

La caridad es otra palabra clave para rememorar a la próxima santa de la Iglesia católica (la ceremonia de canonización se realizará en la plaza de San Pedro el próximo 4 de septiembre) porque “significa hacerse prójimo en las periferias de los hombres y mujeres que encontramos cada día”.

Esto es “sentir compasión por los últimos” en cuerpo y alma. A los jóvenes invita a hacerse “testimonios de las caricias de Dios para cada herida de la humanidad” y dar a los demás la cercanía y presencia de Dios.

La misericordia laboriosa, el Pontífice la ubica entre las obras de misericordia corporales y espirituales encarnadas en la enseñanza de Madre Teresa.

Las obras serán la manera de “despertar nuestra conciencia frecuentemente entorpecida ante el drama de la pobreza y entrar cada día más en el corazón del Evangelio, donde los pobres son los privilegiados de la misericordia divina”.

“Madre Teresa hizo de estas páginas del Evangelio la guía de su vida, del camino hacia la santidad y podría ser camino también para nosotros”.

La familia, palabra signo de lo que “aprendemos de mamá y de papá”, habla de una educación hogareña para “apoyarnos, perdonarnos, acogernos, sacrificarnos los unos por los otros, donar sin buscar nada en cambio, orar y sufrir juntos, alegrarnos y ayudarnos recíprocamente”, escribió Francisco en su ABC del aprendizaje del amor inspirado en Madre Teresa.

Los jóvenes, última palabra, cuyo significado aún es mayor si consideramos que el papa Francisco viajará a Cracovia del 27 al 31 de Julio para la Jornada Mundial de la Juventud y los motiva a ser “constructores de puentes para romper la lógica de la división, del rechazo, del miedo” a los demás.

Por ARY WALDIR RAMOS DÍAZ  | Aleteia

POST RELACIONADOS

Leave a Comment