A María Home 

Fiesta del Inmaculado Corazón María

Una madre que está a favor de sus hijos

“Su madre guardaba todas estas cosas en su corazón.” (Lucas 2,51)

En esta fiesta especial, se nos recuerda la naturaleza inmaculada de María, la Madre de Dios. Como la nueva Eva, María fue creada inmaculada, se mantuvo inmaculada durante toda su vida y fue elevada al cielo en su estado inmaculado, al final de su vida aquí en la tierra. En consecuencia, la Santa Iglesia Católica proclamó los dogmas de la Inmaculada Concepción y la Asunción de María en apoyo de estas verdades.

El Inmaculado Corazón de María es la perla preciosa de Dios Padre, la mayor de todos sus creaciones, muy superior a la grandeza que se encuentra en todos los ángeles y los santos. Como el Catecismo de la Iglesia Católica nos enseña y como algunos de los Vicarios de Roma han proclamado en los últimos años, la Virgen María es la nueva Eva.(CIC n° 411, 511, 726, 975, 2618 y 2853)

María es llena de gracia por el poder del Espíritu Santo, preservada del pecado como enseña el dogma de la Inmaculada Concepción y preservada de la corrupción de la muerte de acuerdo con el dogma de la Asunción,(CIC n° 2853)

La Fiesta del Inmaculado Corazón de María culmina todo lo que se ha revelado progresivamente a la Santa Iglesia Católica con respecto a su belleza, sus honores y sus glorias. No existen otras creaciones para el Señor a la que haya dado tan grandes honores y glorias como Él quiso darle al Inmaculado Corazón de María.

Sobre el tema del Corazón del Verbo Encarnado, el Catecismo de la Iglesia Católica nos dice:

“Jesús, durante su vida, su agonía y su pasión nos ha conocido y amado a todos y a cada uno de nosotros y se ha entregado por cada uno de nosotros: “El Hijo de Dios me amó y se entregó a sí mismo por mí” (Ga 2,20). Nos ha amado a todos con un corazón humano. Por esta razón, el sagrado Corazón de Jesús, traspasado por nuestros pecados y para nuestra salvación (cf. Jn 19, 34), es considerado como el principal indicador y símbolo […] de aquel amor con que el divino Redentor ama continuamente al eterno Padre y a todos los hombres” (CIC n° 478)

Al definir el significado de la palabra “corazón”, el Catecismo de la Iglesia Católica nos dice:

“La tradición espiritual de la Iglesia también presenta el corazón en su sentido bíblico de “lo más profundo del ser” “en sus corazones”(Jr 31,33), donde la persona se decide o no por Dios”. (CIC. n° 368)

En consideración a lo anterior, mientras que el corazón del Inmaculado Corazón de María es un símbolo del amor humano que proviene de la profundidad de todo su ser, un amor que no puede ser clasificado como el amor divino, es el nivel más alto del amor más puro que se pueden encontrar dentro de un ser humano. Inmaculada en su naturaleza, se trata de un amor de donación de sí mismo, que humildemente buscó obedecer y servir, de acuerdo con la justicia de Dios.

A través de su amor de donación inconmensurable, el Inmaculado Corazón de María nunca ha dejado de interceder por los hijos de Dios, tratando de dirigir cada alma hacia su amado Hijo Jesús. Lo que no podía hacer en la tierra como madre de la humanidad, se le ha concedido con alegría hacerlo desde el Cielo.

Por muchos siglos, su mensaje de amor maternal ha sido la renuncia a Satanás, a rezar continuamente, a hacer penitencia, y participar de la Santa Iglesia. A cambio, ella se comprometió a interceder ante su amado Hijo Jesús en nombre de la humanidad para que la gracia de Dios brille sobre el mundo.

El Corazón de Jesús y María: un sólo Corazón

Junto a Jesús, el Corazón Inmaculado de María es la mayor fuente de gracia del Padre celestial. De su corazón fluye innumerables bendiciones físicas, espirituales y sanaciones. De hecho hay una gran verdad en una frase: “A Jesús, por medio de María.”

Para tocar el corazón de Jesús, primero debes tocar el corazón de María. Si los ojos de su madre celestial te favorecen, ¿cómo podrían los ojos de su Hijo no favorecerte?

Hoy en día, seamos agradecidos a Dios por el don inestimable del Inmaculado Corazón de María al mundo, a la Iglesia Católica y a todos y cada uno de nosotros. Para muchos, el Inmaculado Corazón de María es el único consuelo en estostiempos de necesidades para la Iglesia y de necesidades personales.

Laus Deo
Alabado sea Dios

POST RELACIONADOS

Leave a Comment