Opinión 

Crímenes de lesa humanidad

Hay que «erradicar la trata y el tráfico de personas y las nuevas formas de esclavitud tales como el trabajo forzado, la prostitución, el tráfico de órganos, el comercio de la droga, la criminalidad organizada», porque «estos son verdaderos crímenes de lesa humanidad». Lo recordó el Papa al intervenir en la cumbre de jueces y magistrados que tuvo lugar en el Vaticano, en la Casina Pío IV, del 3 al 4 de junio.

En la sesión del viernes 3, por la tarde, el Pontífice se unió a los congresistas en la sede de la Pontificia Academia de ciencias y pronunció en español un largo y articulado discurso en el que puso de relieve que «la indiferencia en el mundo globalizado» impone la búsqueda de soluciones para «mejorar las condiciones de vida de los más necesitados entre nuestros hermanos y hermanas». Como consecuencia «la Iglesia está llamada a comprometerse» y, por lo tanto, «no cabe el adagio de la Ilustración, según el cual la Iglesia no debe meterse en política». Al contrario «la Iglesia debe meterse en la gran política», porque —añadió citando a Pablo VI— la «política es una de las formas más altas del amor, de la caridad».

Recurriendo como es habitual a un lenguaje por imágenes Francisco expresó el deseo de «un movimiento trasversal y ondular, una “buena onda”, que abrace a toda la sociedad de arriba para abajo y viceversa, desde la periferia al centro y al revés, desde los líderes hacia las comunidades, y desde los pueblos y la opinión pública hasta los más altos estratos dirigenciales».

Discurso del Papa

Fuente L’Osservatore Romano

POST RELACIONADOS

Leave a Comment