Home Noticias 

Misioneras de la Caridad: la marca de santa Teresa de Calcuta

Las misioneras de la caridad es una orden fundada por la futura santa Teresa de Calcuta con el fin de ayudar a refugiados, ex prostitutas, enfermos mentales, niños abandonados, leprosos, víctimas de sida… La orden se funda en 1950, en Calcuta, sin ninguna facilidad económica.

El fin de esta orden es servir a Cristo entre los más pobres y con la misión apostólica de cuidar espiritual y materialmente a los hambrientos, los desnudos, los que no tienen hogar, lisiados, leprosos y toda esa gente que se siente indeseada, rechazada, sin cariño, conseguir que no sean excluidos por la sociedad y dentro de la familia de la Iglesia. Incluso, hasta dar la vida, como en el caso de las religiosas asesinadas en Yemen.

Todo lo que les preocupa es Dios, por lo que no dan importancia al dinero; todo lo que necesitan o tenga la orden será o habrá sido donado por los ciudadanos. Actualmente colaboran 4690 religiosas y novicias, en 71 fundaciones repartidas en 132 países; estas misioneras han realizado los votos de castidad, pobreza y obediencia, además de un voto añadido por la fundadora que es el servicio a los pobres. Es una de las ordenes mas llamativas del ámbito religioso por su forma de ver la religión, por esta razón muchos jóvenes son atraídos por este estilo de vida.

La orden lleva un vestimenta típica de las mujeres pobres de la India, llamada sari consiguiendo indirectamente la presencia de Jesucristo entre los mas pobres, el color del sari es blanco con rayas azules.

Dentro de las pertenencias de la orden pueden tener tres saris, un par de sandalias, dos juegos de ropa interior, un rosario, un pequeño crucifijo, un plato, una bolsa confeccionada a mano y una Biblia;consiguiendo centrarse únicamente en ayudar a los demás y no despistarse en asuntos secundarios.

Las colaboradoras de esta orden dedican gran parte de la jornada y la noche a la oración, ademas de ofrecer diariamente una media de cuatro horas en ayuda a los más necesitados. Con su oración constante, consiguen la labor de misioneras. Deben dar ejemplo de amor a los mas pobres, viviendo como ellos.

No sólo pueden colaborar mujeres, dentro de la orden, existe otra llamada Hermanos de la Caridad, donde los sacerdotes van con ropa de trabajador y respetan los votos que indico la madre fundadora. Se dedican a las leproserías para hombres, acogida de toxicómanos, enfermos de sida, alcohólicos, jóvenes inadaptados… son unos 400 colaboradores y no se promueven al sacerdocio.

Las misioneras de la caridad se distribuyen por mas de 132 países, dentro de los cinco continentes, más de un tercio de estas se hallan, en la India La marca incondicional de las misioneras de la caridad es la alegría, porque desde su punto de vista el Evangelio no tiene que ser motivo de tristeza. Un estilo de vida que se asemeja, y mucho, al del Papa Francisco.

Por: María Castellano, periodistadigital.com

POST RELACIONADOS

Leave a Comment