Opinión 

La urgencia del humorismo

Una nueva perspectiva para los cristianos.

Ciertos halagos hacen más mal que los reproches. Así, cuando uno se me acerca diciendo: «Gracias por sus libros, usted muestra que los católicos pueden ser normales y tener sentido del humor», sonrío educadamente pero por dentro exploto.

Y solo el temor del pecado me evita precipitarme en la más grande desesperación. ¿Los católicos tienen sentido del humor? Planteándose regularmente esta pregunta, se pierde de vista el hecho de que no tiene ningún sentido. La verdadera pregunta posible en efecto es: se puede ser realmente cristianos sin tenerlo? Por desgracia, el riesgo es que muchos de nuestros contemporáneos y –algo aún más grave– muchos creyentes hayan dejado de pensarlo así. Lo escribe Edmond Prochain añadiendo que sí, a eso se puede objetar con muchos contraejemplos, pero es difícil negar que los cristianos son hoy tan serios que tienen cara de amargados. No sólo no osamos ya reír verdaderamente de nosotros mismos, sino que (y es una consecuencia) mucho menos aceptamos que los demás lo hagan en lugar nuestro. Así la mínima broma desencadena reacciones de ofendidos, si no, incluso, gritos de blasfemias o de cristianofobias.

Fuente: www.osservatoreromano.va

POST RELACIONADOS

Leave a Comment